Nuestro Blog

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt
ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam.et.

Cómo el Kickboxing puede cambiar tu cuerpo y tu vida

Cómo el Kickboxing puede cambiar tu cuerpo y tu vida

Si buscas conseguir un mejor equilibrio, fuerza y agilidad, el Kickboxing es el mejor de los entrenamientos. Expertos que han estudiado este deporte señalan que prácticamente todo el mundo, incluso las personas mayores que podrían negarse a realizar este tipo de deportes, pueden beneficiarse de lanzar un puñetazo.

A diferencia de muchos otros tipos de ejercicios, el Kickboxing enfatiza movimientos potentes. La potencia es diferente de la fuerza: “La fuerza pura es lo que utilizan los levantadores de pesas, pero producir potencia implica tanto fuerza como velocidad”, dice Kurt Jackson, profesor asociado de ciencias en Neurología y rehabilitación en la Universidad de Dayton, en Ohio.

Los entrenamientos d Kickboxing tienden a incluir dos o tres minutos de movimientos repetitivos e intensos, como golpear un saco de boxeo una y otra vez, y patear o dar rodillazos en las almohadillas que otra persona sostiene para nosotros. “Si observas la investigación sobre entrenamiento de intervalos de alta intensidad (o HIIT, del inglés  high-intensity interval training) verás que estos periodos breves e intensos de actividad pueden tener grandes beneficios”, agrega Jackson. Algunas investigaciones muestran que incluso los movimientos de estiramiento muy breves, de solo 60 segundos, de HIIT pueden ofrecernos los mismos beneficios para la salud del corazón y los pulmones que un ejercicio menos intensivo que dure 45 minutos.

El Kickboxing ha demostrado mejorar la condición física, la potencia, la flexibilidad y la agilidad, según un estudio realizado en hombres saludables de alrededor de 25 años, quienes entrenaron tres días a la semana durante cinco semanas. Los hombres de este estudio mejoraron la potencia de la parte superior y baja del cuerpo en aproximadamente un 7 %, a la vez que tardaban menos segundos en completar una carrera de 50 metros.

Además, el Kickboxing quema un montón de calorías. Un estudio del Consejo estadounidense de ejercicio (ACE, American Council of Exercise) halló que el tipo de combinaciones entre puñetazos y patadas que se utilizan en las clases Tae Bo o “cardio Kickboxing” queman más de ocho calorías por minuto, casi la misma cantidad que quemarías haciendo natación.

Este deporte también puede mejorar la coordinación, incluso en los casos más extremos. Jackson estudia los beneficios neuromusculares de entrenar Kickboxing en personas con esclerosis múltiple, una enfermedad en la que la mala comunicación entre el cerebro y los músculos puede producir caídas o problemas con actividades en las que se realizan más de una actividad, como caminar y hablar al mismo tiempo. El Kickboxing ayuda a fortalecer el control neuromuscular en las personas con esta enfermedad, de modo que mejora el balance, la movilidad y las actividades que requieren más de una acción simultánea, según Jackson.

Quienes estén en una adultez más avanzada también pueden beneficiarse de este deporte. El Kickboxing mejora los dos tipos de equilibrio que el cuerpo necesita, anticipado y de reacción; además, un mejor equilibrio reduce los riesgos de caídas o la debilidad muscular. “El equilibrio anticipado lo usamos cuando vemos que necesitamos hacer algo, como cuando te estabilizas para estirarte y alcanzar la parte superior de un armario”, dice Jackson. El equilibrio reactivo es el tipo de coordinación entre el cerebro y los músculos que necesitamos para recuperar el equilibrio tras tropezarnos, o cuando necesitamos esquivar un objeto que nos lanzan inadvertidamente.

Esas habilidades son útiles antes de llegar a la tercera edad. Si tu rutina de ejercicios se enfoca en levantar pesas, correr o hacer yoga, es posible que tu sistema neuromuscular no esté en sintonía para realizar los movimientos más dinámicos que se utilizan en los deportes, incluso aquellos que realizas un par de veces al año, como esquiar o una partida de basquetbol. “Esas personas pueden dar mal un paso o un giro y sufrir grandes desgarros”, señala Jackson. “El entrenamiento de Kickboxing es una excelente forma de evitar esos tipos de lesiones”.

Sin embargo, los ágiles movimientos de cuerpo entero que se realizan en Kickboxing también podrían causar lesiones. Las torceduras de espalda, rodillas, caderas y hombros son frecuentes en quienes practican Kickboxing, según un estudio el Journal of Strength and Conditioning Research. Al igual que en la mayoría de otras formas de ejercicios vigorosos, si eres un principiante es importante adentrarse en el Kickboxing de a poco. “Si tienes una rodilla mala o alguna otra limitación, es importante que tengas un entrenador o un terapeuta físico que sepa cómo adaptar el programa de kickboxing a tus necesidades, y que te enseñe de una manera sistemática y controlada”, señala Jackson. Empieza lento y obtendrás gran parte de los beneficios con el tiempo.

Fuente: “http://time.com/4712881/kickboxing-fitness-workout/”

 

Boxfit: adelgazar practicando boxeo
7 razones por las que debes practicar boxeo